Blog SHIFT eLearning

Nuestro blog proporciona las mejores prácticas, consejos, ideas y tips de capacitación corporativa, diseño instruccional, eLearning y mLearning.

Subscribe to Our Newsletter

Subscribe to Email Updates

Recent Posts

5 recomendaciones de productividad para el diseñador instruccional freelance


Cuando para ti los lunes son iguales a los viernes o a los domingos, felicidades, eres un freelancer o trabajas home office. En el diseño instruccional es frecuente conseguir empleos en los cuales se puede trabajar desde casa; yo misma he laborado en esta modalidad y estoy consciente de todas las situaciones que se generan, por lo tanto decidí escribir estas líneas sobre los hábitos que se crean cuando no es necesario estar atado a una oficina.


PRODUCTIVIDAD.jpg


Primero debo decir que los tiempos modernos exigen cambios en las formas tradicionales de empleo; esto aplica sobre todo en ámbitos como el del e-learning, es decir, si todos los días utilizamos la tecnología para llevar la capacitación fuera de las aulas ¿por qué no llevar el trabajo más allá de la oficina?

Aunque muchos jefes no estén de acuerdo, estar 8 horas o más sentado en un cubículo no significa productividad, al igual que estar varias horas en una escuela no es sinónimo de aprendizaje. Además, aunque hermosa, la ciudad es un caos: cuántos empleados no han padecido el transporte público atascado y caluroso, los terribles embotellamientos en “vías rápidas”, la locura de tomar un taxi o el sufrimiento de subirse a un camión; en cambio, para los afortunados que trabajan en casa, el trayecto es tan fácil como ir de la cama al escritorio.

Sin embargo no todo es tan fácil como estar todo el día tecleando en pijama. El freelance y el home office tienen un lado oscuro. De entrada, poco a poco se pierde la noción del tiempo, lo cual es bastante malo si se tienen fechas de entrega en el horizonte que amenazan con llegar antes de lo esperado; por otro lado, puede haber una desconexión tal con la vida real que se incurra en descuidos fatales, como enviar archivos que no eran los correctos, retrasarse en la construcción de los materiales, o bien, olvidarse por completo de responder algún correo importante.

Entonces, tomando en cuenta mi propia experiencia y lo que me han platicado algunos colegas, a continuación enlisto cinco recomendaciones (y un plus) que son útiles para quienes tienen la dicha de trabajar en casa.

#1: Contar con un espacio de trabajo adecuado

Cada persona es libre de tener en su hogar el desorden que mejor le plazca, pero no hay que abusar. Si bien es cierto que no es indispensable tener una réplica de la oficina en la casa, es importante crear condiciones adecuadas; por ejemplo, tener un escritorio limpio, en un lugar bien ventilado y con luz natural, ayuda para entender que al estar ahí se ha iniciado la jornada laboral y es tiempo de poner manos a la obra. 

#2: Eliminar distracciones

Este punto va muy ligado al anterior; de preferencia no hay que trabajar en lugares que ofrezcan la posibilidad de distraerse, es decir, si el escritorio está frente al televisor o cerca de un buen videojuego ¿qué parecerá más atractivo: sacar las entregas laborales, sentarse a ver una serie o tomarse “solo una hora” para jugar?

#3: Fijar horarios y organizar el día

Aunque el trabajo sea flexible, esto no significa que se puede perder el tiempo. Es mucha la tentación de salir al cine o de hacer cita para desayunar con un amigo, pero no hay que perder de vista que la lista de tareas pendientes es larga y no se terminará a menos que se trabaje en ella. Si se tiene alguna actividad agendada, está bien, es posible hacerla, pero de preferencia hay que llevar una rutina por horas sobre cómo se dividirá el día; de este modo siempre habrá tiempo para el placer y los negocios.

#4: Priorizar según los tiempos de entrega

Seguro hay actividades laborales que se prefieren sobre otras, pero más que el gusto, lo fundamental es tener en mente qué fecha de entrega es la más cercana, cuáles son las tareas más difíciles de hacer y qué es lo más importante; así no habrá forma de que se incumpla con las obligaciones.

#5: Estar siempre en contacto

Actualmente la tecnología ofrece mil y una vías para interactuar en tiempo real, por tanto no hay pretexto para no mantener una comunicación constante con los jefes, los compañeros y los clientes. Se debe recordar que es la única relación que se tiene con el resto del mundo.

#6: Hacer ejercicio

El sedentarismo da ansiedad, la ansiedad genera sensación de hambre, el hambre hace que se coma de más, comer de más provoca obesidad y la obesidad causa infartos. Hay que levantarse de la silla y moverse un poco, es por salud.


  ebook gratuito responsive


 

Your Comments :

cover-ebook-esp

Categories

see all