BlogSHIFT eLearning

Nuestro blog proporciona las mejores prácticas, consejos, ideas y tips de capacitación corporativa, diseño instruccional, eLearning y mLearning.

Para visitar el blog en inglés haga clic aquí
    All Posts

    El arte de la simplificación aplicado a sus cursos eLearning

    Los cursos eLearning están diseñados para mejorar la vida de los estudiantes y no para bombardear con información irrelevante. Es necesario el contenido relevante, pero si se excede la capacidad del cerebro de un ser humano para comprender y retener toda la información, entonces  todo el esfuerzo desarrollando un curso literalmente se va a la basura.

    Los diseñadores a menudo nos preguntan cómo pueden mejorar la calidad de su contenido eLearning y cómo pueden hacerlo más atractivo. ¿Qué pueden hacer?

    Nuestro mejor consejo:Apegarse a una de las reglas eternas del diseño instruccional: “Manténgalo simple”, traducción de la frase en inglés "Keep it simple".

    Aplicar el principio de simplicidad en eLearning significa transmitir la información a través de la forma más simple posible. Menos información siempre será más. Cuando demasiado desorden compite por la atención del alumno, el alumno no puede ver el bosque por los árboles. Ellos terminan pensando que no vale la pena tanto esfuerzo y el contenido se pierde.

    Mantener la sencillez puede ser un arte. Así que en este post vamos a discutir algunos consejos para mejorar el diseño de eLearning y ayudar a los alumnos a pasar el curso lo más rápido posible. Asegúrese de utilizar estas recomendaciones como sus metas para este nuevo año, cuando se diseña un curso:


    1) Conozca a su audiencia

    Entender el público objetivo es la clave del éxito de cualquier curso eLearning. Cuanto más se mantenga a la audiencia en mente mientras diseña el curso, sus estudiantes  encontrarán más relevante el contenido, ya que se sentirán identificados. Tener bien claro quiénes son nuestros estudiantes también asegura que el contenido se centra en lo que realmente importa. Después de todo, sólo un economista sería capaz de entender a un compañero cuando habla de la caída de la economía y está usando jergas económicas y complejas. Por lo tanto, identifique a la audiencia meta de cada programa, lo que necesitan saber, hacer y sentir antes de seguir adelante con el diseño del curso.

    También leer:  Preguntas para conocer mejor a la audiencia de su curso eLearning

     

    2) El arte de filtrar: Enfóquese en el contenido esencial

    ¿Recuerda lo que dijo Dieter Rams? "Un buen diseño es tan poco diseño como sea posible". Los diseñadores instruccionales deben centrarse únicamente en los aspectos más esenciales del curso para que sea tan bueno como pueda ser. La adhesión a esta regla de la simplicidad asegura que los alumnos sólo recibirán el material necesario que ellos puedan absorber.

    Este es quizás el paso más importante para cualquier persona desarrollando un curso. Cuando se trata de la comunicación a través de una una pantalla, es muy fácil complicar un mensaje por sobrepasarse con el contenido. La mejor solución es resistirse a incluir todos los detalles posibles en el curso y filtrar el contenido más relevante. Por más difícil: Haga que todo cuente, o simplemente deshágase de él. De esta manera, los alumnos tendrán un mejor tiempo de aprendizaje en lugar de ir a través de una lluvia de contenido poco interesante. Sólo recuerde, al igual que usted, los estudiantes no tienen tiempo ilimitado, por lo que sólo incluya la información que considere necesaria. Piense profundamente acerca de lo que va a incluir en sus cursos, porque el tiempo es la esencia.

     

    3) El espacio en blanco: la mejor herramienta de diseño a su disposición

    No hay muchos cursos eLearning que realmente aprovechan el poder del espacio en blanco. Algunas pantallas están tan llenas de contenido y gráficos que los estudiantes no saben siquiera donde mirar primero. Cuando hay mucho por ver, los alumnos se sienten abrumados y se terminan yendo del curso o pasan a la siguiente pantalla.

    Conocer cómo utilizar el espacio en blanco para su beneficio puede ayudarle a diferenciarse y enganchar a sus estudiantes más de lo que lo haría en otros cursos. También se conoce como espacio negativo, y la razón por la que es tan eficaz es porque amplifica el enfoque del contenido y hace que sea más fácil de leer. Parece mucho más atractiva una pantalla así que una abarrotada llena de información, en la cual ni la mitad de la información es necesaria. Absorber la información que utiliza el espacio en blanco no es un proceso complicado y puede ser un elemento de diseño transformador.

    Aquí hay algunos ejemplos de sitios web que hacen un buen uso de los espacios en blanco.

    Lectura recomendada: ¿Cómo diseñar un curso eLearning eficaz? Conozca los elementos esenciales de diseño y cómo aplicarlos con éxito

     

    5) El poder de la combinación del texto + imágenes

    Apoyar el texto con imágenes y efectos visuales puede reducir a la mitad el esfuerzo de los estudiantes en el aprendizaje de nueva información. Entre más texto haya, más desorden se crea. El acoplamiento de fotografías con textos, sin embargo, crea oportunidades de aprendizaje más atractivas. Steve Jobs, el ex director ejecutivo de Apple Inc., utiliza este concepto para efecto de masa. Al colocar la menor información posible y visualizarla con una foto, él la haría mucho más fascinante de lo que hubiera sido con simple texto y palabras.

    La línea de fondo: Hay un montón de palabras para describir o explicar algo, pero como dicen, "una imagen vale más que mil palabras", las imágenes pueden ahorrarle una gran cantidad de espacio que usted gastaría solamente en la escritura.

     

    5) Evite escribir más de la cuenta

    Usted debe tratar de expresar lo que significa en el menor número de palabras posible. De hecho, diferentes estudios revelan que la lección con el menor número de palabras resultó en más  aprendizaje. Para evitar la palabrería, debe limitar específicamente los párrafos a no más de tres o cuatro frases que no abarcan más de dos a tres líneas. Esto evitará tener demasiadas ideas en un espacio breve, permitirá a los alumnos digerir la información más rápidamente, y animar a los estudiantes a leer más.

    6) Piense más allá del curso

    Un curso debe ser diseñado manteniendo el resultado final en mente. Si un curso es diseñado como un evento o simplemente como una carga de información, no tendría ningún impacto en los estudiantes que van a través de él. El mejor curso es uno que ayuda a los estudiantes a cambiar su patrón de comportamiento y aprendizaje después del curso. Si usted siente que su curso alcanzará ese objetivo, vale la pena su tiempo y esfuerzo.

     

    New call-to-action

     

    Diana Cohen
    Diana Cohen
    Education Writer | eLearning Expert | EdTech Blogger. Creativa, apasionada por mi labor, disruptiva y dinámica para transformar el mundo de la formación empresarial.

    Artículos relacionados

    Cómo está impactando la IA en los departamentos de formación y desarrollo

    En el panorama actual, los departamentos de formación y desarrollo se enfrentan a un abanico de desafíos que van desde la actualización tecnológica hasta la creación de contenidos accesibles y atractivos para una fuerza laboral diversa.

    Guía completa de M-Learning: Qué es y cómo implementarlo en su empresa

    La tecnología móvil ha revolucionado cómo consumimos y transmitimos información. Hoy en día, el 83% de la población mundial tiene un teléfono inteligente. Pasamos al menos 3 horas diarias en nuestros teléfonos. Esta realidad ha cambiado el lugar de trabajo. El Mobile Learning (aprendizaje móvil) es una respuesta natural a esta integración.Permite a los empleados aprender en cualquier momento y lugar, aprovechando al máximo sus dispositivos móviles. Los beneficios son evidentes para todos: empresas más ágiles y trabajadores mejor capacitados. Sin embargo, muchas empresas aún no han dado el salto a esta modalidad.

    5 reglas para diseñar cursos eLearning multi-dispositivo

    En el vertiginoso mundo del eLearning, la habilidad de adaptar los cursos a múltiples dispositivos ya no es solo una opción, sino una necesidad imperativa. Piénselo: actualmente, más del 70% de los colaboradores alternan entre computadoras, tabletas y smartphones para acceder a sus cursos. Esta tendencia no solo refleja un cambio hacia estilos de vida más móviles y versátiles, sino que también marca una evolución en cómo concebimos y consumimos el aprendizaje.