BlogSHIFT eLearning

Nuestro blog proporciona las mejores prácticas, consejos, ideas y tips de capacitación corporativa, diseño instruccional, eLearning y mLearning.

Para visitar el blog en inglés haga clic aquí
    All Posts

    Seis principios esenciales para potenciar el aprendizaje en sus cursos eLearning

    En la actualidad, el ámbito del eLearning demanda que los diseñadores de cursos vayan más allá de la creación de módulos interactivos y visualmente estimulantes. La auténtica eficacia de un curso online no radica únicamente en su estética o interactividad, sino en una comprensión profunda y detallada de cómo aprenden las personas.  

    Este elemento crucial en el diseño de cursos eLearning está estrechamente ligado al entendimiento de los factores que pueden afectar o potenciar el proceso de aprendizaje. Así, entender y aplicar este conocimiento al desarrollo de nuestros cursos no solo se vuelve esencial, sino que también se convierte en la clave para maximizar el impacto en el nivel de desempeño de dichos cursos dentro de su organización.

    Al darle la debida importancia a estos factores, podemos ayudar a los colaboradores a retener y aplicar el contenido con mayor facilidad y eficacia. De esta manera, conseguiremos cursos eLearning de mayor calidad y con resultados más tangibles.

    A continuación, vamos a explorar en detalle estos seis factores críticos que influyen en el aprendizaje de las personas. 

     

    1) Principio de relevancia: un catalizador para el recuerdo efectivo

    El factor de relevancia juega un papel esencial en la retención de información. Es una sencilla regla de oro: cuanto mayor sea la relevancia del contenido, más fácil será recordarlo. Si el material de su curso no se alinea con el nivel de conocimiento o el rol de los estudiantes, estos se enfrentarán a mayores obstáculos en su aprendizaje. Por esta razón, es vital familiarizarse con el perfil de su audiencia antes de desarrollar el curso, y calibrar el contenido a su medida.

    Asegúrese de establecer, desde el inicio del curso, ¿por qué los colaboradores se beneficiarán al tomarlo? No se limite a informarles sobre lo que están a punto de aprender; más bien, subraye por qué necesitan esta información, cuáles serán los efectos positivos en su vida y qué podrán hacer de manera diferente como resultado. 

    Existen varias estrategias que puede emplear para fortalecer la retención del material y ayudar a los trabajadores a apreciar el verdadero valor del contenido:

    • Asociación: Proporcione ejemplos que vinculen el contenido del curso con situaciones reales que los colaboradores puedan encontrar en su vida cotidiana o en su trabajo. Esta conexión facilita la retención y la aplicación práctica del conocimiento adquirido.

    • Familiaridad: Descubra lo que sus trabajadores ya saben y construya a partir de ese punto. Este enfoque les ayuda a conectar la nueva información con el conocimiento previo, lo que potencia la comprensión y la memorización.

    • Frecuencia: Repita la información de manera estratégica y en diferentes formatos. Esto puede incluir resúmenes, actividades de refuerzo, preguntas de repaso y otros métodos que mantengan el material fresco en la mente de las personas.

    Leer más: ¿Cómo motivar a los colaboradores a tomar sus cursos e-learning ? Incluya estos 4 elementos

     

    2) El principio de la práctica distribuida: Mejorando la retención a través del tiempo

    Podría parecer evidente que la práctica influye en el aprendizaje, pero vale la pena profundizar en ciertos detalles sobre este efecto. No se trata solo de practicar, sino de cómo y cuándo se practica.

    La práctica activa mejora significativamente la retención de información. Sin embargo, existe una modalidad de práctica que potencia aún más los resultados de aprendizaje: nos referimos a la práctica distribuida. A diferencia de la práctica masiva, que involucra una concentración intensa de ejercicios en un corto periodo de tiempo, la práctica distribuida se refiere a ejercicios de práctica repartidos a lo largo de un periodo más extenso.

    Numerosos estudios han corroborado la efectividad de este método. De hecho, el Consejo Nacional de Investigación sostiene que "lo que conocemos como efecto de distribución (practicar en sesiones espaciadas en el tiempo es superior a las prácticas masivas en términos de retención a largo plazo) es uno de los fenómenos más sólidos en la psicología experimental humana. El efecto es robusto y se mantiene en todo tipo de contenidos verbales, así como en habilidades motoras".

    La práctica distribuida o espaciada regularmente resulta especialmente ventajosa al aprender contenido desconocido. Mientras que esta forma de práctica permite a los estudiantes interactuar con una variedad de contextos de aprendizaje, la práctica masiva los restringe a un solo contexto. Esto evidencia la importancia de utilizar estrategias de aprendizaje que vayan más allá del simple "repetir para memorizar", buscando que el colaborador se sumerja en distintos escenarios y experiencias para un aprendizaje más completo y duradero.

    También leer: ¿Qué es el aprendizaje espaciado y cómo puede mejorar sus programas eLearning?

     

    3) Principio de Interferencia: Navegando entre conocimientos nuevos y antiguos

    El principio de interferencia se refiere al fenómeno que ocurre cuando un estudiante intenta asimilar nuevo contenido mientras retiene información previamente aprendida. Esta coexistencia del conocimiento antiguo y el nuevo puede influir negativamente en la velocidad de aprendizaje y en la eficacia de la memoria del estudiante.

    Un colaborador puede, por ejemplo, confundirse entre el material antiguo y el nuevo, especialmente si los conceptos son similares o relacionados. En términos sencillos, pueden surgir dificultades para diferenciar entre conceptos parecidos.

    Esta interferencia cognitiva puede llegar a causar que los estudiantes olviden incluso aquellos elementos que habían recordado con claridad durante años. Sin embargo, no todo es malas noticias.

    Existe una estrategia eficaz para combatir el principio de interferencia: Adherirse al principio de información mínima. Este enfoque se basa en presentar la información de manera simplificada y fácilmente asimilable, evitando la sobrecarga cognitiva y facilitando la distinción entre el material viejo y el nuevo.

    Leer más aquí: Cómo evitar la sobrecarga visual en su curso eLearning

     

    4) Efecto de transferencia: Aprovechando el aprendizaje previo para asimilar nuevos contenidos

    El principio de transferencia se refiere al fenómeno que ocurre cuando el conocimiento o habilidades adquiridos anteriormente facilitan el aprendizaje de nuevos contenidos. Este efecto se manifiesta especialmente cuando las tareas o materiales aprendidos previamente y los nuevos presentan similitudes o conexiones significativas.

    En otras palabras, el aprendizaje previo no solo se acumula, sino que puede ser una herramienta para adquirir nueva información de manera más efectiva. Esta interrelación de conocimientos es un recurso pedagógico valioso que se debe tener en cuenta al diseñar un curso o módulo de aprendizaje.

    El efecto no siempre es positivo. Aquí hay tres tipos de efectos de transferencia que se debe tener en cuenta:

    • Transferencia positiva: Cuando el aprendizaje previo sirve para adquirir una nueva habilidad o para buscar una solución a un problema nuevo, se produce la transferencia positiva. El alumno se desenvuelve mejor que si no hubiera tenido ese aprendizaje previo.

    • Transferencia negativa: la transferencia negativa es exactamente lo contrario a lo dicho en el punto anterior. Ocurre cuando la formación previa hace que sea difícil adquirir una nueva habilidad o aprender un nuevo material. El estudiante habría aprendido el material nuevo de una mejor manera si no hubiera estado expuesto a la formación previa.

    • Transferencia cero: Esta es una situación neutral donde la formación previa ni mejora ni impide la adquisición de una nueva habilidad o el aprendizaje de un nuevo material. Tome en cuenta que las transferencias negativa y positiva se pueden combinar y ambas ocurrir durante el proceso de aprendizaje.

    5) Principio de Niveles de Procesamiento: La importancia de la profundidad en la codificación de información

    El recuerdo efectivo y la duración de la retención de información dependen en gran medida de la profundidad con la que procesamos la información en el momento de codificarla.

    El modelo de niveles de procesamiento, propuesto por Fergus IM Craik y Robert S. Lockhart en 1972, sugiere la existencia de dos tipos de procesamiento:

    • Superficial: Aquí no se asigna una relevancia significativa a la información que se almacena. Este tipo de aprendizaje implica una comprensión más superficial, basada principalmente en la memoria y el refuerzo de conocimientos a través de la repetición.

    • Codificación Semántica (Nivel más profundo): Este tipo de procesamiento permite un grado de interactividad y, por lo tanto, de análisis con el contenido. Los alumnos pueden interactuar activamente con el material y vincularlo con experiencias pasadas y conocimientos previos. El aprendizaje profundo es auténtico y fácilmente aplicable en distintos contextos.

    El procesamiento superficial es susceptible a un deterioro rápido, mientras que un nivel de procesamiento más profundo conduce a la formación de recuerdos más duraderos y robustos.

    En eLearning, es fácil caer en la trampa de creer que más información se traduce en mejores resultados. Sin embargo, los hallazgos de la neurociencia cognitiva sugieren lo contrario. No se trata de saturar al cerebro con información, sino de ser estratégicos en la forma en que transmitimos el conocimiento. Al implementar el "modelo de niveles de procesamiento", se puede diseñar una estrategia de aprendizaje más inteligente y menos abrumadora.

    Por ejemplo, el microaprendizaje puede facilitar oportunidades de procesamiento profundo. Este enfoque, combinado con el aprendizaje social, la gamificación y el autoaprendizaje, es más propenso a generar una respuesta emocional en los estudiantes, un disparador clave para la codificación profunda según el modelo de niveles de procesamiento.

    La evaluación frecuente es otro factor que puede influir positivamente en el proceso de aprendizaje. Al aplicar un método de evaluaciones distribuidas en el tiempo, se expone a los estudiantes repetidamente a breves ráfagas de contenido a intervalos espaciados. De esta manera, se promueve tanto la repetición como la consolidación de la información en la memoria a largo plazo.

    Lectura recomendada:

     

    6) Principio de organización del contenido: La estructura como catalizador del aprendizaje

    Este principio hace referencia a cómo los elementos estructurales de un curso influyen en la codificación de la información y la retención de memoria por parte de los alumnos. La organización de la información resulta esencial dado que nuestro cerebro tiende a favorecer y retener más eficazmente la información estructurada. Por ello, se recomienda el uso de capítulos, esquemas y secciones como estrategia didáctica.

    Existen diversas formas de organizar el contenido que pueden potenciar este efecto: el uso de organizadores previos, secuencias lógicas, resaltado de ideas clave, listas numeradas o con viñetas, resúmenes y vistas previas. Todas estas herramientas contribuyen a que los estudiantes desglosen y retengan la información de manera más efectiva, al tiempo que guían su atención hacia los aspectos más relevantes del temario.

    Leer más: 5 estrategias para organizar el contenido de un curso eLearning


    El diseño de un curso eLearning exitoso requiere un entendimiento claro de los mecanismos de aprendizaje. Teniendo en cuenta factores como la relevancia, la práctica, la interferencia, la transferencia, los niveles de procesamiento y la organización del contenido, los diseñadores de cursos pueden crear un contenido que maximiza la retención de información y el impacto en el desempeño de los estudiantes.

    El aprendizaje efectivo no se trata solo de transmitir información, sino de cómo se presenta, se estructura y se conecta con el conocimiento previo del colaborador. La comprensión de estos seis principios nos brinda las herramientas para diseñar experiencias de aprendizaje más significativas y efectivas.

    A medida que continuamos explorando y aplicando estos principios, estamos mejorando constantemente nuestra capacidad para enseñar y aprender en la era digital.

    New call-to-action
    Diana Cohen
    Diana Cohen
    Education Writer | eLearning Expert | EdTech Blogger. Creativa, apasionada por mi labor, disruptiva y dinámica para transformar el mundo de la formación empresarial.

    Artículos relacionados

    Cómo está impactando la IA en los departamentos de formación y desarrollo

    En el panorama actual, los departamentos de formación y desarrollo se enfrentan a un abanico de desafíos que van desde la actualización tecnológica hasta la creación de contenidos accesibles y atractivos para una fuerza laboral diversa.

    Guía completa de M-Learning: Qué es y cómo implementarlo en su empresa

    La tecnología móvil ha revolucionado cómo consumimos y transmitimos información. Hoy en día, el 83% de la población mundial tiene un teléfono inteligente. Pasamos al menos 3 horas diarias en nuestros teléfonos. Esta realidad ha cambiado el lugar de trabajo. El Mobile Learning (aprendizaje móvil) es una respuesta natural a esta integración.Permite a los empleados aprender en cualquier momento y lugar, aprovechando al máximo sus dispositivos móviles. Los beneficios son evidentes para todos: empresas más ágiles y trabajadores mejor capacitados. Sin embargo, muchas empresas aún no han dado el salto a esta modalidad.

    5 reglas para diseñar cursos eLearning multi-dispositivo

    En el vertiginoso mundo del eLearning, la habilidad de adaptar los cursos a múltiples dispositivos ya no es solo una opción, sino una necesidad imperativa. Piénselo: actualmente, más del 70% de los colaboradores alternan entre computadoras, tabletas y smartphones para acceder a sus cursos. Esta tendencia no solo refleja un cambio hacia estilos de vida más móviles y versátiles, sino que también marca una evolución en cómo concebimos y consumimos el aprendizaje.