BlogSHIFT eLearning

Nuestro blog proporciona las mejores prácticas, consejos, ideas y tips de capacitación corporativa, diseño instruccional, eLearning y mLearning.

Para visitar el blog en inglés haga clic aquí
    All Posts

    4 tips para crear realimentaciones efectivas

    Antes de iniciar, piense por un momento… ¿cuál es el objetivo de su curso eLearning?, ¿qué espera de ese proyecto?

    Probablemente diría: …que mis colaboradores conozcan las mejores estrategias de ventas, que se identifiquen con la misión y visión de la empresa, que aprendan el procedimiento correcto para elaborar los productos, que conozcan las mejores técnicas para atender a los clientes, etc.

    feedbackIndependientemente de la habilidad específica que busque desarrollar en sus colaboradores, todos coincidimos en que nuestro objetivo es que aprendan a la vez que comprenden el contenido o la información que se les transmite.

    Para lograr un aprendizaje con comprensión, es necesario que nuestros cursos eLearning cuenten con un ingrediente básico: realimentación.

    La realimentación debe ser continua, a través de la experiencia de aprendizaje, y no sólo al final, cuando se lleva a cabo la evaluación sumativa. Es fundamental conocer y reforzar lo que el estudiante está pensando y comprendiendo mientras participa en el curso.

    Una de las estrategias más eficaces en el eLearning es la creación de casos que se asemejan a la realidad del estudiante, en los cuales debe dar las mejores soluciones y así aprender de sus aciertos y errores. Sin embargo, en muchos casos la realimentación que diseñamos como parte de esta estrategia no es la adecuada.

    Frases como ¡Incorrecto, vuelva a intentarlo! no apoyan el aprendizaje de ninguna forma.

    ¿Le gustaría crear buenas realimentaciones para sus estudiantes? Entonces le recomendamos seguir estos consejos:

     

    1. Comience reafirmando el error

    Una buena práctica para comenzar la realimentación es replantear la acción del alumno. Por ejemplo, podría utilizar un título que llame su atención, como:

    “¿Qué pasó? Explicó las características del producto y los beneficios, y aun así el cliente quedó frustrado.”

    Parece obvio, pero esto ayudará a hacer hincapié en el error cometido y despertará el interés del estudiante en saber por qué las cosas han resultado mal, lo que conduce a la siguiente etapa.

     

    2. Explique por qué

    Continúe su realimentación dando el razonamiento detrás de este error. Debemos explicar fácilmente por qué la acción errónea parecía ser lo correcto, pero no en este caso. Por ejemplo:

    “¿Por qué esto es un error?

    Hablar sobre los productos de su empresa puede parecer una buena manera de informar a su cliente. Sin embargo, la mayoría de los clientes desean escuchar primero acerca de los beneficios para ellos, no las características de los productos. Empezar a profundizar en los productos puede dar a entender que no se está prestando atención a sus necesidades.”

     

    3. Si no demuestra las consecuencias, hable de ellas

    Es ideal que en la realimentación se muestre lo que sucede cuando se comete un error, por ejemplo presentando una imagen, video o audio del cliente frustrado. Sin embargo, si no es posible mostrarlo, asegúrese de explicar estas consecuencias de forma clara.

    Continuando con el ejemplo, podría escribir algo como:

    “Posibles consecuencias: Debido a que se concentró en las características de los productos y no en las necesidades del cliente, éste decide concluir la reunión y buscar a otro agente de ventas que satisfaga sus requerimientos.”

     

    4. Regresar al punto de partida

    Una vez que el alumno es consciente de que ha cometido un error, por qué es un error y cuáles son las consecuencias potenciales, es hora de volver al punto de partida, a la situación o pregunta que generó la acción errónea, y dar las soluciones correctas.

    Por ejemplo:

    “En casos como este, se recomienda:

    1. Abordar al cliente de forma distinta, quizás hacer una pregunta abierta para buscar más información del cliente.
    2. Escuchar a un agente de ventas con mayor experiencia que comparta cómo conseguir que los clientes manifiesten sus necesidades.”

     

    Si bien es cierto, en algunos casos podrían plantearse realimentaciones más sencillas, sin necesidad de cubrir estos 4 puntos, la mejor práctica es tenerlos en cuenta para asegurarnos que los estudiantes reciban la guía y el apoyo necesario en todas las etapas del curso eLearning.

    Karla Gutierrez
    Karla Gutierrez
    Karla is an Inbound Marketer @Aura Interactiva, the developers of SHIFT. ES:Karla is an Inbound Marketer @Aura Interactiva, the developers of SHIFT.

    Artículos relacionados

    e-Learning corporativo: ¿por qué no están algunas empresas logrando los resultados esperados?

    ¿No se supone que el eLearning es un éxito y va a transformar mi empresa? Si esto es cierto, pero ¿por qué no estamos obteniendo resultados positivos? La respuesta a esta pregunta puede ser más simple de lo que cree. Independientemente de su tamaño o industria, existen algunos problemas comunes que parecen hacer tropezar continuamente a los encargados de capacitación y desarrollo.

    6 estrategias para adaptar la formación online al colaborador moderno

    El entorno de trabajo moderno es muy diferente a como era tan solo hace un año. Las empresas se encuentran con el desafío de ofrecer más y mejores programas eLearning que se adapten al nuevo contexto y las cambiantes necesidades de los colaboradores modernos. Sin un conocimiento claro de las necesidades de sus trabajadores, los programas de eLearning están destinados al fracaso; de hecho, algunas tasas de finalización de cursos en línea son tan bajas como el 4% debido a la falta de conocimiento de la audiencia a la que se dirigen. A medida que evolucionan la tecnología, las necesidades de sus colaboradores y el contexto empresarial, se hace necesario que las organizaciones continuamente adapten sus cursos de eLearning. Asegúrese de poner atención a estas tendencias:

    ¿Por qué y cómo medir el engagement en eLearning?

    Al definir los objetivos de una estrategia de aprendizaje, la gran mayoría de los equipos de formación y desarrollo coincidirán en que el compromiso o más conocido como "engagement" de los colaboradores es uno de los componentes más importantes a considerar. Pero, ¿qué es exactamente el engagement? ¿Y cómo se puede medir el "grado" de participación en un curso? En la entrada del blog de hoy, nos gustaría arrojar algo de luz sobre estas preguntas. Además, le proporcionaremos las métricas para considerar en términos de participación del alumno. ¿Suena interesante? Siga leyendo.