BlogSHIFT eLearning

Nuestro blog proporciona las mejores prácticas, consejos, ideas y tips de capacitación corporativa, diseño instruccional, eLearning y mLearning.

Para visitar el blog en inglés haga clic aquí
    All Posts

    5 estrategias para organizar el contenido de sus cursos eLearning

    Sabemos que como líderes en formación y desarrollo dentro de las empresas, uno de los mayores desafíos que enfrentan es cómo organizar el contenido de los cursos de eLearning de manera efectiva.

    La comprensión del contenido por parte de las personas que están llevando un curso eLearning está altamente influenciada por la estructura de texto utilizada para transmitir la información. A nuestro cerebro le gusta la organización, por lo que ordenar el contenido estratégicamente a la hora de crear un curso eLearning es una de las mejores prácticas de diseño instruccional.

    En este artículo presentaremos estrategias probadas para la organización del contenido de los cursos eLearning.

    Hay dos maneras principales de organizar cualquier tipo de contenido eLearning:

    1. Secuencial: Una de las formas más simples y eficaces de organizar el contenido es seguir una secuencia lógica. Esto podría ser de lo simple a lo complejo, de lo general a lo específico, o cronológicamente. Esta secuenciación permite a los colaboradores construir sobre lo que ya han aprendido.
    2. No Secuencial: Aprender de forma no secuencial también es una forma natural de aprender y puede funcionar para un tipo de audiencia capaz de saltarse partes del contenido que no les corresponde necesariamente a ellos.

    En la organización del contenido, diversos factores deben ser considerados cuidadosamente para asegurar la efectividad del curso eLearning. Estos factores guiarán la toma de decisiones a lo largo del proceso de diseño del curso.

    A continuación, presentamos algunos factores clave a considerar:

    • Tipo de Contenido Actual: El primer paso para organizar su contenido es entender exactamente qué es lo que tiene. Utilice técnicas de análisis de contenido, como mapas conceptuales, para identificar la relación entre los conceptos, determinar qué ideas son fundamentales y cuáles son secundarias, y decidir qué información es relevante incluir o excluir.

    • Audiencia Objetivo: Un factor esencial a tener en cuenta es quién va a tomar el curso. ¿Son principiantes en la materia y necesitan aprender desde los conceptos más básicos? ¿O ya poseen conocimientos previos y sería más útil para ellos tener el contenido organizado por categorías o temas específicos?

    • Experiencia de Enseñanza Previa: Si ya ha impartido el curso de manera presencial, puede ser útil reflexionar sobre cómo lo ha hecho. ¿Enseñó los conceptos en orden cronológico, por capítulos de un libro de texto o por área temática? Esta experiencia puede proporcionar valiosos insights sobre cómo organizar el contenido en un formato eLearning.
    • Navegación del Curso: Finalmente, es crucial considerar cómo desea que los usuarios naveguen a través del curso. ¿Debe seguirse una ruta secuencial que guíe a los colaboradores a través del contenido paso a paso, o es preferible permitirles explorar los temas de manera no secuencial? Tal vez, una combinación de ambas opciones sea la mejor solución para su curso.

    En última instancia, la organización del contenido debe ser diseñada pensando en la experiencia de aprendizaje del estudiante. Al considerar cuidadosamente estos factores, podrá crear un curso eLearning que sea atractivo, intuitivo y efectivo para su audiencia.


     La organización del contenido eLearning debe estar orientada a facilitar la comprensión y retención de la información por parte del estudiante. Aquí se muestran algunas estrategias de organización de contenido, junto con ejemplos y casos de uso:

     

    1) Simple a Complejo: Organice por nivel de experiencia

    Proporcionar a un estudiante la información más simple antes de  presentarle información compleja es una forma de organizar el material para facilitar el aprendizaje.

    El estudiante aprende algo fácil y luego puede acceder a su memoria por ese contenido simple o al menos más simple para facilitar el aprendizaje de algo más difícil. Esto es en parte por qué los cursos universitarios tienen un conjunto de requisitos previos. Un estudiante no empezaría a tomar un curso de nivel 500. Comienza con el curso de nivel 100 y va avanzando hasta llegar a la información más desafiante. A nuestros cerebros les gusta la jerarquía. Siguiendo este principio, puede diseñar sus cursos empezando por los conceptos generales y luego pasar a explicar la información más compleja.

    Ejemplo: Un curso de programación podría empezar con conceptos básicos como variables y condicionales, y luego avanzar a temas más complejos como la programación orientada a objetos y el desarrollo de aplicaciones web.

    Este método es recomendado cuando se tiene una serie de conceptos que se construyen uno sobre otro, como en las matemáticas, las ciencias o la programación.

    Leer más: Cómo evitar la sobrecarga visual en su curso eLearning

     

    2) De familiar a no familiar 

    La estrategia de "De familiar a no familiar" en eLearning se basa en la premisa de que las personas aprenden más eficazmente cuando pueden conectar nuevos conocimientos con los que ya poseen. Al presentar primero conceptos o información que los colaboradores ya conocen o con los que están familiarizados, se establece un marco de referencia que facilita la comprensión de ideas más complejas o desconocidas.

    En un entorno corporativo, esta estrategia puede utilizarse de diversas maneras. Por ejemplo, al introducir una nueva herramienta de software o plataforma tecnológica en la empresa, el curso de formación puede comenzar con una revisión de las funcionalidades que son similares a las de las herramientas que los empleados ya están utilizando. De esta manera, los empleados pueden entender las funciones básicas de la nueva herramienta basándose en su conocimiento previo. Una vez que se ha establecido esta base, el curso puede pasar a explicar las características más avanzadas o únicas de la nueva herramienta, que ahora serán más fácilmente comprendidas.

    Otro ejemplo relevante puede ser un curso de liderazgo o gestión de proyectos. Se puede comenzar con los principios básicos de liderazgo o gestión de proyectos que son comunes en la mayoría de las empresas y con los que los empleados pueden estar familiarizados. A partir de ahí, el curso puede pasar a explorar técnicas o enfoques más avanzados y específicos que pueden ser nuevos para los empleados.

     

    3) Orden cronológico

    La estrategia de organización por "Orden cronológico" se refiere a estructurar la información de manera que siga una secuencia en el tiempo. Esto puede referirse tanto a un orden histórico, como a la secuencia en la que ocurren los eventos o procesos. Esta estrategia es útil cuando se busca enseñar sobre acontecimientos que sucedieron en un cierto orden, o cuando se desea instruir sobre un procedimiento que debe seguirse paso a paso.

    En las empresas, el uso de la organización por orden cronológico puede ser muy relevante en varias situaciones. Por ejemplo, en la formación sobre políticas de la empresa o evolución de la industria, es útil presentar los eventos en el orden en que ocurrieron, permitiendo a los empleados entender cómo han evolucionado las cosas con el paso del tiempo.

    Otro ejemplo sería en la formación de procesos operativos. Si se está enseñando cómo se realiza un proceso en particular, como la fabricación de un producto o la realización de una auditoría interna, es esencial presentar cada paso en el orden en que debe llevarse a cabo. Presentar la información en un orden cronológico facilita que los empleados entiendan y recuerden la secuencia correcta de acciones.

    Además, en cursos de inducción para nuevos empleados, el uso del orden cronológico puede ser muy útil para dar a entender la trayectoria y los hitos más importantes de la empresa desde su fundación hasta la actualidad.

    En conclusión, la estrategia de organización por "Orden cronológico" es una herramienta poderosa en la formación empresarial cuando se quiere enseñar sobre la historia, los procesos o cuando es importante que los colaboradores comprendan y recuerden una secuencia específica de eventos o pasos.

    Leer más: 5 pasos para organizar el contenido de su curso eLearning

     

    4) Causa y Efecto

    La estrategia de organización "Causa y Efecto" se basa en el análisis de los sucesos en función de sus causas y las consecuencias que estas producen. Esta forma de organización es extremadamente útil cuando el objetivo es entender por qué suceden las cosas y qué impactos pueden tener dichos eventos.

    Las tres formas de organizar el contenido según la estrategia "Causa y Efecto" son:

    1. Analizar un solo acontecimiento y examinar sus múltiples causas: Es ideal para presentar un evento o situación específica y luego desglosar sus diferentes causas. Por ejemplo, en un curso de gestión de proyectos, podrías examinar por qué un proyecto falló (el evento) y discutir las múltiples causas posibles, como la mala comunicación, la falta de recursos, o la mala gestión del tiempo.

    2. Mirar los múltiples efectos de una sola causa: Se puede utilizar para analizar cómo una acción o evento puede generar múltiples resultados. Un ejemplo podría ser un curso de marketing digital donde se discuta cómo una efectiva estrategia de SEO (la causa) puede conducir a un aumento del tráfico web, mejor reconocimiento de marca, y mayores ventas (los efectos).

    3. Revisar una cadena de causas y efectos que comienza con un evento y sigue la reacción en cadena de los resultados finales: Esto puede ser útil para presentar y explorar procesos complejos. En un curso de economía, por ejemplo, podrías iniciar con un cambio en la política fiscal (el evento inicial) y seguir la cadena de reacciones que podría desencadenar, como cambios en los niveles de inversión, la tasa de empleo, y el crecimiento económico.

    Un caso práctico de la estrategia "Causa y Efecto" podría ser el diseño de un curso sobre la Prevención de la Diabetes. En este caso, se puede ilustrar cómo un hábito particular, como la ingesta calórica alta (causa), puede desencadenar una serie de efectos perjudiciales para la salud, como el aumento de peso, el desequilibrio de la insulina y el desarrollo acelerado de la diabetes. Cada uno de estos efectos podría explorarse en profundidad en secciones individuales del curso.

    Otro ejemplo podría ser un curso sobre gestión del tiempo. En él, se puede explicar cómo la mala organización del trabajo (causa) puede llevar a la acumulación de tareas y al estrés (efecto). A su vez, se pueden presentar estrategias para mejorar la organización del tiempo y se pueden analizar los efectos positivos que esto tendría, como un mejor rendimiento y menor estrés.

    Otro ejemplo pertinente en el mundo empresarial sería un curso sobre las normativas de seguridad en el trabajo. En este caso, se pueden describir situaciones en las que el incumplimiento de las normas de seguridad (causa) ha llevado a accidentes o lesiones (efecto).

    En resumen, la estrategia de "Causa y Efecto" permite comprender la relación directa entre los sucesos y sus consecuencias, favoreciendo la comprensión profunda de los temas y la toma de decisiones más informadas.

     

    5) Categorías - organice el contenido por tema

    La estrategia de organización por categoría se basa en agrupar información o conocimientos según sus características comunes o su relación temática. Este enfoque resulta útil cuando se abordan temas amplios que abarcan una gran cantidad de información relacionada. Las categorías pueden ser tan amplias o específicas como sea necesario para el contenido del curso, y pueden facilitar a los estudiantes la comprensión de la estructura del contenido y su navegación a través de este.

    Este tipo de organización es un ejemplo de estructura no lineal. Este tipo de organización permite un aprendizaje modular, en el cual el trabajador puede seleccionar y completar módulos en el orden que prefiera o necesite, en lugar de seguir un camino predefinido de principio a fin.

    Esto ofrece una flexibilidad considerable a los estudiantes, especialmente en entornos corporativos donde diferentes individuos pueden tener distintas necesidades de aprendizaje. Por ejemplo, un miembro del equipo de Recursos Humanos puede decidir centrarse primero en las políticas de su departamento, mientras que un gerente de proyecto puede optar por empezar con el módulo sobre gestión del cambio.

    Además, esta organización modular facilita el aprendizaje justo a tiempo, permitiendo a los empleados acceder y aprender exactamente lo que necesitan en el momento que lo necesitan. Esto puede ser especialmente útil para la formación en tareas específicas o la capacitación en nuevas herramientas o procedimientos.

    Un ejemplo de aplicación de esta estrategia en el mundo corporativo puede ser un curso de formación sobre las políticas y procedimientos de una empresa. En este caso, el contenido podría organizarse en categorías temáticas como "Políticas de Recursos Humanos", "Procedimientos Financieros", "Normas de Seguridad en el Trabajo", etc. Cada una de estas categorías actuaría como un "contenedor" para el contenido relevante y relacionado, facilitando su comprensión y asimilación por parte de los empleados.

    Otro ejemplo podría ser un curso de desarrollo de habilidades de liderazgo. Aquí, el contenido se podría dividir en categorías como "Comunicación Efectiva", "Gestión del Cambio", "Resolución de Conflictos" y "Desarrollo de Equipos". Cada tema podría ser una sección o módulo del curso, permitiendo a los estudiantes centrarse en las áreas que más les interesen o necesiten.

    También leer: Aprendizaje Justo a Tiempo: la solución de formación empresarial para la nueva Era del Trabajo


    No hay una única manera correcta de organizar el contenido de los cursos eLearning. Cada curso es diferente y requerirá su propio enfoque. Sin embargo, utilizando las estrategias descritas en este artículo, esperamos que pueda abordar los desafíos de la organización del contenido y crear cursos eLearning que sean eficaces, atractivos e impactantes.

    Respuestas a otras preguntas clave:

    ¿Cómo organizar un curso de formación elearning?

    El diseño y la organización de un curso de formación es un proceso meticuloso que exige una planificación y reflexión detallada. Aquí los tres primeros pasos para empezar a organizar un curso de formación elearning:

    • Definir los objetivos: Cada curso debe tener objetivos claros y medibles que estén alineados con las necesidades de los destinatarios.
    • Desarrollar el temario: Esto incluye la identificación de los temas clave que se tratarán y la organización de estos en un orden lógico y efectivo para el aprendizaje.
    • Identificar la audiencia: Para que la formación sea relevante y efectiva, es importante tener una comprensión clara de quién será el público objetivo. Esto permitirá adaptar el contenido, la metodología y el enfoque del curso a las necesidades y el nivel de conocimiento de los destinatarios.

    ¿Qué características tiene un curso e-learning organizado estrategicamente?

    Un curso e-learning organizado estratégicamente cuenta con varias características clave que contribuyen a su efectividad e impacto. Algunas de estas características son:

    1. Objetivos de aprendizaje claros: El curso tiene objetivos de aprendizaje bien definidos y específicos que indican lo que se espera que los estudiantes logren al finalizar el curso. Estos objetivos proporcionan un enfoque claro y una dirección para el diseño instruccional y el desarrollo del contenido.

    2. Estructura lógica y coherente: El curso está organizado de manera lógica y coherente, con una secuencia de contenido que fluye de forma natural y que facilita la comprensión y retención de la información. Los módulos, lecciones o secciones están ordenados de manera que los conceptos más básicos o fundamentales se presenten antes que los más complejos.

    3. Contenido relevante y actualizado: El contenido del curso se selecciona cuidadosamente para que sea relevante y se ajuste a los objetivos de aprendizaje. Además, se actualiza regularmente para reflejar los avances más recientes en el campo o industria correspondiente.

    4. Diseño instruccional efectivo: El curso utiliza estrategias y técnicas de diseño instruccional que promueven el aprendizaje activo y participativo. Esto puede incluir elementos interactivos, actividades prácticas, ejercicios de aplicación, estudios de caso, evaluaciones formativas, entre otros.

    5. Recursos y materiales de apoyo: Se proporcionan recursos y materiales complementarios para apoyar el aprendizaje de los estudiantes, como lecturas adicionales, enlaces a sitios web relevantes, videos, infografías, ejemplos prácticos, entre otros. Estos recursos ayudan a reforzar los conceptos y brindan una experiencia de aprendizaje más enriquecedora.

    6. Navegación y usabilidad intuitivas: El curso se presenta en una plataforma o entorno virtual de fácil navegación, con una estructura clara y una interfaz intuitiva. Los estudiantes pueden acceder fácilmente al contenido, realizar un seguimiento de su progreso y encontrar rápidamente lo que necesitan.

    ¿Cuales son algunos consejos clave para organizar contenidos e-learning?

    1. Utilice diferentes formatos y recursos: Varíe los formatos de presentación del contenido, como texto, imágenes, videos, audios o actividades interactivas. Incorpora recursos adicionales como enlaces a lecturas complementarias, estudios de caso o ejemplos prácticos para enriquecer el aprendizaje.

    2. Incluya actividades de evaluación: Integre actividades de evaluación formativa a lo largo del curso para verificar la comprensión y el progreso de los estudiantes. Esto les brindará retroalimentación y la oportunidad de aplicar lo aprendido.

    3. Ofrezca interactividad y participación: Incluya elementos interactivos como cuestionarios, debates, foros de discusión o actividades colaborativas. Esto fomentará la participación activa de los estudiantes y mejorará su compromiso con el contenido.

    4. Facilite la navegación y búsqueda de contenido: Diseñe una interfaz de usuario intuitiva y amigable que permita a los estudiantes navegar fácilmente por el curso, acceder a recursos específicos y realizar búsquedas de información relevante.

    5. Actualice regularmente el contenido: Revise y actualice el contenido periódicamente para garantizar que esté actualizado, relevante y alineado con los avances más recientes en el campo.

    New call-to-action

    Diana Cohen
    Diana Cohen
    Education Writer | eLearning Expert | EdTech Blogger. Creativa, apasionada por mi labor, disruptiva y dinámica para transformar el mundo de la formación empresarial.

    Artículos relacionados

    ¿Cómo medir el impacto de los programas de formación online?

    La formación online es fundamental para numerosas empresas y organizaciones en la actualidad, pero pese a la existencia de diversas herramientas para medir su impacto, ¿logramos realmente una comprensión completa y profunda del valor que estos programas aportan a nuestras organizaciones?

    5 técnicas para acelerar el proceso de desarrollo de sus cursos de eLearning

    ¿Ha sentido la urgencia de actualizar y expandir los programas de formación en su empresa ante los rápidos cambios tecnológicos y de mercado? En nuestra era digital, no solo es fundamental ser ágiles en el desarrollo de cursos de eLearning; es prácticamente un requisito para mantenerse competitivo. Como líder de formación, enfrenta el reto constante de adaptar la capacitación a necesidades que evolucionan día con día, abarcando desde procesos comerciales hasta el manejo de nuevas tecnologías y normativas. La rápida obsolescencia de los conocimientos, sumada a plazos ajustados y presupuestos limitados, complica aún más esta tarea.

    Cómo usar la IA para desarrollar contenidos e-learning

    La inteligencia artificial (IA) está revolucionando el e-learning, prometiendo transformar cómo creamos cursos. Sin embargo, para líderes y equipos de formación, surge la pregunta: ¿Es la IA un aliado o un nuevo reto a enfrentar? Sabemos que adaptarse a la IA puede parecer abrumador, desde dominar su aprendizaje hasta integrarla efectivamente, sin mencionar el temor a que deshumanice la formación. Pero, miremos el panorama completo: la IA abre puertas a una creación de cursos más rápida, aprendizaje personalizado y una gestión del conocimiento más eficiente. Imagine automatizar funciones altamente tediosas en el diseño instruccional, crear contenido a medida para cada colaboradores y usar datos para mejorar los cursos constantemente. ¿No es esto exactamente lo que queremos para la formación en las empresas?