BlogSHIFT eLearning

Nuestro blog proporciona las mejores prácticas, consejos, ideas y tips de capacitación corporativa, diseño instruccional, eLearning y mLearning.

Para visitar el blog en inglés haga clic aquí
    All Posts

    ¿Falta de compromiso en eLearning? Descubra por qué sus colaboradores no participan activamente

    Los cursos de eLearning representan una oportunidad estratégica para fortalecer las habilidades de su equipo, pero no siempre logran capturar la atención y el compromiso de los colaboradores.

    Mientras que un diseño instruccional innovador y contenido de alta calidad son esenciales, la verdadera magia radica en adaptar estos elementos a las necesidades y motivaciones de los usuarios.

    Sin una revisión y optimización constantes, basadas en datos y retroalimentación, incluso los programas más sofisticados corren el riesgo de ser subutilizados, representando un gasto considerable sin retorno de inversión.


    Existen varios obstáculos que pueden dificultar la participación activa y la finalización de los cursos. Estos desafíos pueden ser intrínsecos a la naturaleza humana o surgir directamente de las limitaciones de los cursos en sí.

    Para profundizar, es esencial comprender primero qué significa realmente el compromiso en el contexto de eLearning.

    El compromiso va más allá de mantener a los colaboradores simplemente "ocupados". Se trata de una conexión emocional que motiva y empodera a los empleados, ofreciéndoles herramientas necesarias para su desarrollo y fomentando un sentido de orgullo en sus logros personales.

    Un aprendizaje efectivo es aquel que se persigue por el placer del conocimiento mismo, no solo para cumplir con requisitos académicos o profesionales. Cuando los colaboradores se involucran de manera activa con el material, dedicando tiempo, esfuerzo y energía, demuestran un verdadero compromiso.

    Antes de diseñar o renovar su próximo curso de eLearning, considere estos problemas comunes que podrían estar limitando la participación de sus colaboradores y afectando su capacidad para completar y beneficiarse plenamente de sus programas de aprendizaje:

    1) No están motivados

    Cuando hablamos de que los colaboradores "no están motivados" para participar en cursos de eLearning, nos referimos a una falta de interés activo o entusiasmo hacia las oportunidades de aprendizaje ofrecidas. Este desinterés puede manifestarse de varias maneras, como la baja inscripción en los cursos, el abandono prematuro de los mismos, o la falta de aplicación de los conocimientos adquiridos en el lugar de trabajo. Analizar y entender esta falta de motivación es crucial, ya que puede señalar problemas más profundos en la forma en que los programas de capacitación están diseñados o promovidos dentro de su organización.

    ¿Por qué es esencial abordar la falta de motivación? La motivación es un motor fundamental para el aprendizaje autodirigido, especialmente en entornos de eLearning donde la autodisciplina es clave. Sin un interés genuino o una percepción clara del valor de los cursos ofrecidos, es probable que los empleados no se comprometan plenamente, lo que afecta tanto a su desarrollo personal como al rendimiento general de la empresa.

    Para combatir la falta de motivación en los cursos de eLearning, tome acción de diferentes maneras: 

    • Establezca objetivos claros y recompensas tangibles: Es vital que los empleados entiendan cómo un curso puede beneficiarlos directamente. Por ejemplo, relacionar la finalización de un curso con un reconocimiento tangible, como certificados o puntos para futuras promociones, puede aumentar significativamente la motivación.

    • Competencias y retos: Organice competencias o desafíos de aprendizaje donde los empleados puedan participar en grupos o individualmente. Establecer retos, como completar una serie de cursos dentro de un período determinado o lograr los mejores resultados en pruebas de evaluación, puede fomentar un ambiente de aprendizaje competitivo y colaborativo. Los ganadores pueden recibir premios especiales, como una cena con el CEO, un trofeo de reconocimiento, o un perfil destacado en el boletín de la empresa.

    • Flexibilidad y personalización: Ofrecer cursos que los empleados pueden personalizar según sus intereses o necesidades específicas aumenta la relevancia y, por ende, la motivación para completarlos. Permita que los colaboradores elijan módulos específicos o sigan caminos de aprendizaje que ellos mismos configuren, asegurándose de que cada curso ofrezca algo valioso para su desarrollo personal y profesional.

    • Promueva la responsabilidad: La flexibilidad de los cursos en línea es una ventaja que también requiere que los empleados mantengan un alto nivel de autodisciplina. Establecer metas pequeñas y constantes y ofrecer recordatorios pueden ayudar a los empleados a mantenerse en el camino.

      Celebre los logros: El reconocimiento de los esfuerzos y logros de los empleados puede ser un gran motivador. Aproveche las reuniones de equipo o los boletines internos para celebrar los éxitos en la finalización de los cursos, inspirando así a otros a seguir su ejemplo.


    Leer más: Cómo motivar a los alumnos antes, durante y después de un curso de eLearning

     

    2) Un diseño poco atractivo y amigable

    Un diseño de eLearning poco atractivo y poco amigable puede convertirse en una barrera invisible que desalienta a sus empleados antes de que siquiera comiencen.

    Si los usuarios encuentran la interfaz confusa o el contenido visualmente desactualizado, es probable que su entusiasmo disminuya, lo que se reflejará en la baja participación, en comentarios negativos sobre la usabilidad y en altas tasas de abandono del curso.

    Mejorar el diseño no es solo una cuestión estética; es fundamental para facilitar el aprendizaje y aumentar la motivación y el compromiso de los empleados.

    Aquí tiene ideas para revitalizar el diseño de sus cursos eLearning:

    1. Optimice la navegación: La facilidad de uso es primordial. Asegúrese de que su plataforma sea intuitiva: los botones deben ser fáciles de identificar y cada sección del curso claramente marcada. Una buena estrategia es solicitar a algunos empleados que no están familiarizados con el curso que realicen algunas actividades de prueba y observar los desafíos que enfrentan.

    2. Renueve los elementos visuales: No se conforme con gráficos pasados de moda o de baja resolución. Actualice las imágenes y el diseño gráfico para que sean modernos y atractivos. Elija colores y tipografías que faciliten la lectura y sean visualmente placenteros, y asegúrese de que el diseño sea responsivo para dispositivos móviles y computadoras de escritorio.

    3. Incluya interactividad: Transforme su curso de una serie de diapositivas a una experiencia interactiva. Integre quizzes, escenarios, encuestas y tareas que inviten a la acción directa del usuario. Estos elementos no solo capturan la atención, sino que también fortalecen el aprendizaje mediante la práctica activa.

    4. Enriquezca con multimedia: Utilice videos, podcasts y animaciones para dinamizar el contenido. Un breve video explicativo puede ser más efectivo que páginas de texto para clarificar conceptos complejos. Asegúrese de que estos recursos multimedia sean de alta calidad y relevantes para los temas tratados.

    5. Divida el contenido en módulos manejables: Ofrezca su material en segmentos cortos que los empleados puedan completar en sesiones breves. Los módulos de 10 a 20 minutos permiten un aprendizaje más flexible y menos abrumador, ideal para mantener la concentración y el interés a lo largo del curso.

    Al implementar estas mejoras, usted no solo facilitará el acceso y disfrute de los cursos, sino que también motivará a sus empleados a participar activamente y completar su capacitación con entusiasmo y dedicación.

    Recurso especial: Checklist para crear cursos eLearning atractivos en su empresa

     

    3) Grado de dificultad

    El grado de dificultad de un curso de eLearning es crucial para mantener a sus colaboradores comprometidos y productivos. Si un curso es demasiado sencillo, corre el riesgo de que los empleados se desinteresen rápidamente por no sentirse desafiados.

    Por otro lado, un curso excesivamente complejo puede resultar abrumador, llevando a la frustración y a un posible abandono. Encontrar el equilibrio adecuado en el nivel de dificultad es esencial para maximizar la eficacia del aprendizaje y la satisfacción de los participantes.

    Aquí tiene algunas acciones concretas que puede tomar para optimizar el nivel de dificultad de sus cursos de eLearning, asegurándose de que sean ni demasiado fáciles ni excesivamente complejos para sus colaboradores:

    1. Conozca a su audiencia: Antes de diseñar o ajustar cualquier curso, es fundamental entender el nivel de conocimiento previo y las capacidades de sus empleados. Realice encuestas o entrevistas para evaluar su familiaridad con el tema y su nivel de educación. Por ejemplo, si está implementando un curso de programación avanzada, asegúrese de que los participantes tengan una comprensión sólida de los fundamentos de la programación.

    2. Ajuste el contenido según las necesidades: Basándose en la información recopilada, adapte la complejidad del curso. Si la mayoría de sus empleados son novatos en un tema, comience con conceptos básicos y avance gradualmente hacia temas más complejos. Utilice ejemplos prácticos relacionados con su trabajo diario para facilitar la comprensión y la aplicación del nuevo conocimiento.

    3. Integre desafíos progresivos: Para mantener el interés y el compromiso, estructure el curso de modo que los desafíos vayan aumentando gradualmente. Por ejemplo, puede empezar con tareas simples que requieran aplicar conocimientos básicos y, a medida que avanza el curso, introducir proyectos más complejos que requieran un pensamiento crítico y la aplicación de varios conceptos a la vez.

    4. Proporcione recursos de apoyo: Asegúrese de que haya suficientes materiales de apoyo disponibles para aquellos que encuentren desafíos en el camino. Esto puede incluir sesiones de tutoría, foros de discusión donde puedan hacer preguntas, o materiales adicionales que profundicen en temas específicos.

    5. Solicite feedback constante: Mantenga un canal de comunicación abierto con los participantes durante y después del curso. Pregunte regularmente si encuentran el material adecuadamente desafiante y qué aspectos podrían mejorarse. Esto no solo ayudará a ajustar el curso actual, sino que también le proporcionará insights valiosos para futuras capacitaciones.

    Al equilibrar cuidadosamente el nivel de dificultad, usted no solo garantiza que los colaboradores estén constantemente aprendiendo y creciendo, sino que también maximiza su engagement y satisfacción con el programa de eLearning.

    Lectura obligatoria: Preguntas para conocer mejor a la audiencia de su curso eLearning

     

    4) Sus cursos son largos y ellos no tienen suficiente tiempo

    El tiempo es un recurso escaso y valioso, tanto para usted como para sus colaboradores. Si los cursos de eLearning que ofrece son demasiado extensos o requieren compromisos de tiempo poco realistas, es probable que sus empleados no puedan dedicarles la atención adecuada.

    Esto puede llevar a que los cursos se perciban como una carga en lugar de una oportunidad de crecimiento, resultando en altas tasas de abandono o en participaciones superficiales donde solo se busca cumplir con los requisitos mínimos.

    ¿Cómo se manifiesta este problema? Puede notar que los empleados demoran más de lo esperado en completar los cursos, o que directamente no los finalizan. Además, es posible que reciba feedback directo sobre la dificultad de encajar los cursos en sus apretadas agendas.

    Aquí algunas acciones para optimizar la duración de sus cursos de eLearning:

    1. Evalúe la carga de trabajo real: Antes de asignar un curso, considere cuánto tiempo razonablemente puede requerir completarlo, tomando en cuenta las otras responsabilidades laborales y personales de los empleados. Un buen punto de partida es preguntarles cuánto tiempo estarían dispuestos a dedicar a la formación cada semana.

    2. Diseñe módulos más cortos: En lugar de largas sesiones que pueden resultar agobiantes, divida el contenido en módulos más manejables que puedan completarse en períodos cortos. Por ejemplo, módulos de 15-20 minutos son ideales para mantener la concentración sin saturar.

    3. Permita flexibilidad en los plazos: Ofrezca a los empleados la posibilidad de completar los cursos a un ritmo que se ajuste a sus horarios. Aunque es importante establecer plazos para mantener un sentido de urgencia, estos deben ser lo suficientemente flexibles para adaptarse a las variadas demandas de su vida laboral y personal.

    4. Integre el aprendizaje en el horario laboral: Si es posible, asigne tiempo durante las horas de trabajo para que los empleados se dediquen al eLearning. Esto demuestra el compromiso de la empresa con el desarrollo profesional y reduce la presión sobre su tiempo personal.

    5. Obtenga y utilice el feedback: Realice encuestas o entrevistas periódicas para entender cómo los empleados están gestionando la carga de trabajo de los cursos. Use esta información para hacer ajustes continuos que aseguren que el contenido no solo es educativo, sino también accesible.

    Al tomar estas medidas, usted facilitará que sus colaboradores no solo comiencen, sino que también completen los cursos con entusiasmo, integrando el aprendizaje en sus rutinas sin sentir que deben sacrificar su tiempo personal o laboral.

    También leer: Maximice el tiempo de aprendizaje de los estudiantes y su eficiencia en entornos de eLearning

     

    5) No visualizan la oportunidad de aplicar el aprendizaje en la vida real 

    Cuando sus empleados no logran ver cómo pueden aplicar lo aprendido en sus actividades diarias, es probable que el interés por los cursos de eLearning disminuya. Esto puede traducirse en falta de participación, interrupción del aprendizaje, y en última instancia, en la postergación indefinida del curso.

    Para que un programa de eLearning sea eficaz, debe estar directamente relacionado con las tareas reales que sus colaboradores desempeñan y los desafíos que enfrentan.

    ¿Por qué es importante que el aprendizaje sea aplicable en la vida real? Si el contenido del curso parece irrelevante o desconectado de las necesidades cotidianas del trabajo, sus empleados podrían sentir que están perdiendo el tiempo. Esto puede llevar a una falta de motivación para completar el curso y a una menor probabilidad de que el aprendizaje se implemente en el trabajo.

    Algunas acciones para hacer el aprendizaje relevante y aplicable:

    1. Conozca las responsabilidades de sus empleados: Antes de diseñar cualquier curso, es crucial entender qué tareas realizan a diario y qué competencias necesitan desarrollar. Realice reuniones o encuestas para obtener una visión clara de sus roles y responsabilidades.

    2. Identifique desafíos específicos: Averigüe qué obstáculos enfrentan sus colaboradores regularmente. ¿Hay tareas que les resultan particularmente difíciles? ¿Hay procesos que podrían optimizarse con más conocimientos o habilidades? Esta información es vital para crear contenido que realmente aporte a su rutina laboral.

    3. Desarrolle recursos Justo a Tiempo (JIT): Implemente recursos de aprendizaje que los empleados puedan consultar en momentos clave, como antes de una venta importante, al enfrentar un problema técnico, o cuando necesitan recordar un proceso específico. Por ejemplo, podría crear una serie de guías rápidas o videos cortos que expliquen pasos críticos o resuelvan dudas comunes.

    4. Demuestre la relevancia del contenido: Comunique claramente cómo cada elemento del curso puede ser aplicado en situaciones reales. Por ejemplo, si está enseñando habilidades de negociación, incluya ejemplos de cómo estas pueden usarse en interacciones diarias con clientes o proveedores.

    5. Obtenga y utilice feedback: Después de lanzar un curso, solicite feedback específico sobre cómo el contenido ha sido útil en el trabajo diario de los empleados. Use esta información para ajustar y mejorar continuamente los recursos ofrecidos.

    Al enfocarse en estas acciones, usted asegura que el aprendizaje no solo es relevante, sino también inmediatamente útil para sus empleados. Esto no solo mejora la eficacia de sus cursos, sino que también aumenta la motivación y la satisfacción de los colaboradores, al ver que su tiempo de aprendizaje se invierte de manera práctica y beneficiosa.


    6) Los colaboradores olvidan volver a entrar y participar

    El desafío de asegurar que los colaboradores regresen y se comprometan activamente con los cursos de eLearning es un tema común, especialmente cuando la capacitación no es obligatoria.

    La combinación de aprendizaje autodirigido, restricciones de tiempo y falta de seguimiento por parte de la dirección puede llevar fácilmente a que los cursos no sean vistos como una prioridad.

    ¿Por qué es crucial abordar este problema? Si sus colaboradores olvidan acceder y participar en los cursos, el impacto y la eficacia de su inversión en eLearning se reducen significativamente. Esto puede traducirse en una falta de desarrollo de habilidades, lo cual es esencial para el crecimiento individual y el éxito de su organización.

    Estrategias para mejorar la participación y finalización de cursos:

    1. Establezca recordatorios efectivos: Más allá de los correos electrónicos, considere utilizar múltiples canales para recordar a los empleados sobre los cursos pendientes. Por ejemplo, puede implementar notificaciones push a través de aplicaciones móviles o alertas en el sistema de gestión de aprendizaje que se activan cuando los colaboradores no han accedido al curso durante un período determinado.

    2. Incorpore el aprendizaje en la rutina diaria: Programe tiempos específicos durante la jornada laboral dedicados al aprendizaje. Esto no solo muestra el compromiso de la empresa con el desarrollo profesional, sino que también ayuda a los empleados a integrar el eLearning en sus actividades regulares sin sentir que están sacrificando su tiempo personal.

    3. Cree un sistema de seguimiento y responsabilidad: Involucre a los gerentes directos en el proceso de capacitación. Ellos pueden monitorear el progreso y discutir los contenidos de los cursos durante las reuniones uno a uno, reforzando la importancia de completar la capacitación y aplicar lo aprendido.

    4. Utilice la gamificación: Introduzca elementos de juego como puntos, insignias y tablas de líderes para motivar a los empleados a ingresar y completar los cursos. La competencia amistosa y los incentivos visibles pueden aumentar significativamente el compromiso y la regularidad con la que los empleados acceden al contenido.

    5. Ofrezca incentivos y reconocimientos: Reconozca y recompense a los empleados que completen sus cursos a tiempo. Esto podría ser a través de reconocimientos en reuniones, bonificaciones pequeñas, o incluso oportunidades de desarrollo profesional adicional.

    6. Recopile y actúe según el feedback: Regularmente, pida a los empleados su opinión sobre el proceso de eLearning. Utilice esta información para ajustar la frecuencia y los métodos de los recordatorios, así como para mejorar la relevancia y la interactividad de los cursos.

    Implementando estas estrategias, usted no solo asegura que los cursos de eLearning sean una parte integral del desarrollo profesional en su empresa, sino que también fomenta una cultura de aprendizaje continuo y compromiso activo.


    Según un estudio reciente publicado por la revista CLO, el 45% de los trabajadores considera que la capacitación que reciben en su empresa no se alinea con sus necesidades laborales. Esta cifra es reveladora y podría llevarlo a preguntarse: "¿Estamos invirtiendo cientos o miles de dólares en contenido que no tiene impacto real?"

    Como profesional de capacitación y desarrollo, es crucial reconocer que los colaboradores actualmente se encuentran saturados con la cantidad de contenido de aprendizaje que se les exige. La clave para mantener su satisfacción y efectividad no radica en desarrollar más cursos de eLearning, sino en diseñar formaciones que realmente sean relevantes y útiles para ellos. Esto comienza por entender profundamente sus necesidades y mantener un diálogo constante para recoger sus opiniones, lo que permitirá optimizar continuamente la experiencia de aprendizaje y asegurar que cada dólar invertido en capacitación genere valor real y tangible.

    También leer: La razón #1 por la cual los colaboradores se quejan del eLearning en su empresa

     

    ¿Está creando eLearning que incentiva el "Engagement"?

    Cuando invierte en el aprendizaje de los empleados, crea un efecto dominó que impulsa los resultados y la ventaja competitiva de su empresa. Sin embargo, es clave que analice continuamente si los recursos que está invirtiendo se están desperdiciando debido a métodos obsoletos e ineficaces y si las personas están realmente comprometidas con ellos.

    Otras lecturas recomendadas:

    estrategias-elearning

     

    Artículos relacionados

    Cómo está impactando la IA en los departamentos de formación y desarrollo

    En el panorama actual, los departamentos de formación y desarrollo se enfrentan a un abanico de desafíos que van desde la actualización tecnológica hasta la creación de contenidos accesibles y atractivos para una fuerza laboral diversa.

    Guía completa de M-Learning: Qué es y cómo implementarlo en su empresa

    La tecnología móvil ha revolucionado cómo consumimos y transmitimos información. Hoy en día, el 83% de la población mundial tiene un teléfono inteligente. Pasamos al menos 3 horas diarias en nuestros teléfonos. Esta realidad ha cambiado el lugar de trabajo. El Mobile Learning (aprendizaje móvil) es una respuesta natural a esta integración.Permite a los empleados aprender en cualquier momento y lugar, aprovechando al máximo sus dispositivos móviles. Los beneficios son evidentes para todos: empresas más ágiles y trabajadores mejor capacitados. Sin embargo, muchas empresas aún no han dado el salto a esta modalidad.

    5 reglas para diseñar cursos eLearning multi-dispositivo

    En el vertiginoso mundo del eLearning, la habilidad de adaptar los cursos a múltiples dispositivos ya no es solo una opción, sino una necesidad imperativa. Piénselo: actualmente, más del 70% de los colaboradores alternan entre computadoras, tabletas y smartphones para acceder a sus cursos. Esta tendencia no solo refleja un cambio hacia estilos de vida más móviles y versátiles, sino que también marca una evolución en cómo concebimos y consumimos el aprendizaje.